Ciudad y Cultura

Tomo esta ocasión como una oportunidad de entrar en contacto amistoso con colegas y estudiantes, compartiendo la fe en la arquitectura y el urbanismo y el deseo de descubrir siempre nuevas capas de la realidad. Realidad esta hecha de la amalgama de lo sensible y lo intelogible, de razón y emoción, que es el campo específico de nuestra disciplinas, reinterpretadas siempre en cada intervención. Intervención que demanda el dominio técnico capaz de materializar las ideas y que al mismo tiempo pone en acto valores espirituales.

Como sabemos, el processamiento de las demandas individuales o colectivas implica una tarea ética y estética, con consecuencias tanto en el ámbito físico como en el inmaterial.

La práctica de la arquitectura y el urbanismo demanda la conexión entre arte y humanidades de un lado, y ciencia y tecnología del otro, y por eso es necesaria una razón no solo instrumental, capaz de no sucumbir a la “necesidad” reducida a “mínimos”  por técnicas proyectuales o monetarias.

Nos interesa la relación de la arquitectura con el lugar, con la ciudad, con el medio ambiente y con una forma de vivir que siempre está cambiando, mientras se mantienen algunos puntos fijos. Hoy existe mucha libertad para interpretar un programa, una demanda, individual o colectiva, pública o privada, pero continua siendo necesaria la actitud analítica, experimental y autocrítica, teniendo en cuenta todo lo que condiciona, todo lo que son datos empíricos del lugar, al mismo tiempo que las demandas de la gente y no necesariamente para responder a ellas, sino para reinterpretarlas proyectualmente. Hay ahí una distancia que tiene que ver con el acto de la creación, con el proyecto arquitectónico y urbanístico, entendidos ambos como mediación entre una serie de datos heterogéneos.

Se trata  de avanzar recolocando la habitación en el centro de las preocupaciones sociales, arquitectónicas y urbanísticas, elaborado “agregados sensibles” capazes de ser portadores de “alegrías esenciales”. Tarea que sobrepasa las cuestiones de técnica (racionalismo y funcionalismo) constituyendo la manifestación de un estado de consciencia. Una arqui-textura capaz de responder al mismo tiempo a las necesidades materiales y  a las ansias espirituales, asumiendo las responsabilidades  y la profundidad de la misión de la arquitectura y el urbanismo. Entendiendo la práctica de esa arquitectura y de ese urbanismo como una vocación que demanda una atención fraternal dirigida al otro y que, teniendo la morada como cuestión central, abriga también el trabajo, las instituciones, los pensamientos y las cosas. En ese marco, la formación de un alumno  hoy, como quería Mies, debería capacitarlo para lidiar con conocimientos y habilidades, y hacer claro paso a paso aquello que es posible en construcción, lo que es necesario para responder al uso, y aquello que es significativo como arte.

El extraordinario crecimiento que han sufrido las metrópolis de nuestro continente en las últimas décadas,  ha modificado profundamente la organización y las practicas del espacio. La explosión de las periferias, debido a la confluencia de numerosos factores, favoreció una enorme expansión horizontal siguiendo diferentes modalidades en función de las diferentes clases sociales. La instalación de los sectores privilegiados en la periferia obedeciendo a la expectativa de alejarse lo máximo del fragor del centro, buscando un “cuadro de vida agradable” basado en la posesión de una “casa con piscina” y automóviles individuales que les permiten conectarse con las actividades y la vida dispersa. Los sectores populares, por su vez, se instalan también en la periferia pero por razones bien diferentes. Los recién llegados sin recursos a la ciudad, se localizan donde pueden y normalmente en terrenos libres residuales, de propiedad pública (normalmente áreas non aedificandi) siendo dependientes de las vías y medios de transporte público que los conecten al resto de la metrópolis.

Esto determina un proceso desurbanizante en ambos casos, con características de conectividad-desconectividad diferentes. En el caso de los sectores acomodados, está basado en la baja densidad, la desterritorialización de las redes de sociabilidad y en el uso de equipamientos y servicios dispersos sobre el territorio. En el caso de los setores populares se caracteriza por la alta densidad de un modo de agrupamiento también horizontal, basado en la contigüidad de pequeñas unidades habitacionales alrededor de servicios básicos como la escuela, el comercio de proximidad y servicios sociales precarios, determinando una fuerte territorialización de las redes de sociabilidad.

Estas marcadas diferencias en las prácticas del espacio urbano generan códigos de comunicación-incomunicación y percepciones muy diferentes de la misma ciudad, bien como antagonismos y tensiones entre los diferentes sectores sociales. Estas prácticas siendo un síntoma de la desigualdad y la partición estructural de la sociedad y la ciudad actuales.

El crecimiento de la mayoría de las grandes ciudades sigue actualmente dos procesos contrastados,  como nota Josep Maria Montaner en su libro Vivienda Colectiva. De un lado crcimiento vertical de las zonas centrales, o en los nuevos núcleos terciarios y residenciales alejados, como en la Barra de Tijuca en Rio de Janeiro donde se crean edificios altos autónomos, sin estructura urbana y sin espacios para peatones. Por otro lado se verifica una dispersión horizontal con barrios suburbanos producidos en algunos casos por la especulación inmobiliaria como las urbanizaciones cerradas y en otros casos barrios de vivienda popular generados por el poder público o la iniciativa privada, o bien pueden seguir las pautas del cricimiento informal de la autoproducción. En este contexto, dice Montaner, los objetivos del urbanismo contemporáneo deberían ser los de prever, corregir y reequilibrar dichas tendencias. Podriamos decir que  de una manera general se trata de reestructurar grandes parcelas del territorio urbano.

Hoy la cuestión a considerar no es más la relación “medible” entre índices de producto nacional bruto y bienestar de la población. Los criterios para evaluar las mejoras o los avances en la situación de un país deben considerar como cuestión central los costos de la degradación ambiental y de la exclusión social, bien como “indicadores de felicidad”.

Al mismo tiempo la economía globalizada demanda  una reflexión también global, incluyendo en los cálculos de la relación costo-beneficio, los costos de reemplazo del capital natural que cualquier “crecimiento” implique.

Muchas de las políticas de "desarrollo" económico no solo son destructivas ambientalmente sino que tienen un impacto significativo sobre el problema central del desempleo, al no estar estructuralmente conectadas con políticas de promoción social. La mayoría de los planes de “urbanización” muestran eso.

La cuestión de favorecer el progreso social está estrechamente relacionada con la concepción de la calidad y la sostenibilidad de un desarrollo “derramable” sobre el conjunto de la sociedad,  lo que implica la utilización de criterios de evaluación multidisciplinarios y multisectoriales, capaces de llevar en consideración simultáneamente una gran cantidad de variables y de actores sociales.

Cada vez más fuertemente surge la demanda por una concepción de desarrollo, capaz de dar respuestas a las exigencias del presente sin hipotecar las condiciones de vida de las generaciones futuras.

Hoy la relación entre lo económico (producción, consumo, gestión de los recursos), lo social (consideración de la diversidad cultural y del derecho del otro) y el medio ambiente (biodiversidad, agua y energía) exige considerar las interrelaciones entre lo viable, lo equitable y lo vivible, con sentido de sostenibilidad.

Por este motivo las relaciones entre producción, consumo, manejo de los recursos, y "bienestar", tienen claras implicaciones éticas.

Bienestar no solo medible cuantitativamente, implica siempre una puesta en juego de valores, y desde el punto de vista de un arquitecto-urbanista, una idea de complejas harmonías en juego, en el sentido de la búsqueda de aquello que contribuye para hacer lazo, orientándonos en la dirección de trabajar solidariamente el devenir del mundo.

Viendo las cosas en esta perspectiva, es necesario pensar también en los activos intangibles y en el valor civilizatorio de cada propuesta, de cada proyecto. 

La arquitectura y el urbanismo del siglo XXI deberían estar basados en la consideración del ser humano y de los otros seres vivientes en primer lugar, asumiendo que estamos interviniendo en un mundo frágil.

Medio ambiente, desigualdad social y movilidad forman el conjunto de problemas urbanos más significativo, común a las grandes ciudades y ellos no pueden ser enfrentados aisladamente. El trípode ambiente-desigualdad-movilidad está en el centro de la cuestión urbana que caracteriza a las ciudades del siglo XXI. Los problemas ambientales están  asociados a saneamiento, a la contaminación del aire y de las aguas y al consumo de combustibles fósiles. La desigualdad social está estrechamente relacionada al acceso a los servicios públicos donde la infraestructura urbana tiene papel relevante. Y la movilidad a su vez se agrava proporcionalmente a la expansión de la ciudad y a la intensidad del uso del  modo automovilístico. Pero la interdisciplinariedad no se promueve sin la dimensión espacial como estructura. Hoy el desarrollo económico y social tiene que estar pensando asociado a la cuestión urbana y en este sentido el diseño urbano puede contribuir significativamente para un desarrollo equitativo del territorio al propiciar la distribución democrática de los equipamientos e infraestructuras urbanas.

La sostenibilidad tiene que ver con la historia de la constitución-acumulación del proceso de urbanización del planeta, lo que demanda interpretar la lógica de los lugares y su proceso de sedimentación.

Es  claro que la cuestión de la sostenibilidad no pasa solamente por el consumo energético. Básicamente se trata de una cuestión cultural, esto es, que envuelve una serie de otros factores “no cuantificables” tan importantes cuanto los energéticos, referidos a los hábitos de consumo, de comportamiento social, de desplazamientos, de localización, de respeto a la memoria acumulada, a la constitución de los lugares y a las relaciones que las personas y las edificaciones mantienen entre si y con el espacio en común; con las transiciones entre lo individual y lo colectivo, entre lo público, lo semipúblico y lo privado. Se trata de una intrincada red de interacciones entre factores objetivos y subjetivos, entre lo real y lo imaginario y entre lo material y lo inmaterial, cuando hablamos de sostenibilidad.

Así, generar a través de los proyectos calidad de vida, condiciones de bienestar y transformar de manera sostenible el medio ambiente son desafíos que  demandan una actitud muy atenta, y generosa visión al pensar en lo social.

En el campo del urbanismo contemporáneo uno de los fenómenos que viene adquiriendo cada vez más relevancia como síntoma de desajuste de la estructura socio-espacial, es la existencia de una gran división de lo que se manifiesta como la dicotomía entre la ciudad planeada y la no planeada. El contraste entre lo que obedece a ciertas reglas conocidas de organización y orden de las actividades y disposición de las edificaciones y los vacíos, y aquello para lo cual no se  tienen parámetros de los cuales se puedan derivar instrumentos específicos para poder operar con sus particulares variables.

Una aproximación a la problemática de lo informal y lo temporario en el campo del urbanismo, especialmente en el contexto de las grandes metrópolis contemporáneas, exige realizar algunas consideraciones previas. 

Como se sabe, lo informal es un fenómeno de múltiples dimensiones y por eso su abordaje exige considerar simultáneamente aspectos económicos, políticos, culturales y urbanísticos, como campos interrelacionados que se interceptan con las cuestiones del sujeto contemporáneo. Sujeto este, tensionado y asediado por los condicionamientos del consumo, la información y valores contradictorios, puestos de manifiesto a través de las diferentes lógicas que se expresan confusamente en la lucha del día a día por la sobrevivencia y el derecho a existir.

Desde nuestra perspectiva disciplinaria, como arquitectos-urbanistas, lo que nos interesa especialmente es el aspecto vital de lo informal. Aquello que se manifiesta como una enorme energía de interacción social, a pesar del desorden visual y funcional, producto de sucesivas crisis económicas, falta de trabajo, corrupción y falta de políticas públicas para encauzar los acontecimientos.

Es a partir de las décadas de 60 y 70 que crecen la mayoría de las hoy grandes favelas en el mundo y la década del 80 puede ser considerada como el momento en que la era post industrial se intercepta con la precariedad, estimulando el hiperconsumo, produciendo un enorme excedente de desocupados que contribuye para el aumento descontrolado de las gigantescas manchas que configuran las periferias de los grandes centros urbanos.

Podemos caracterizar los procesos de la globalización como aquellos de la pobreza excluida (excluida de la atención del Estado) y la riqueza excluyente (con su manifestación separatista de guetos de riqueza en la “mancha” de la pobreza), con su corolario, la ciudad partida. Dividida entre su parte formal, controlada por el poder público, y su contrapartida, la parte informal, la favela, librada a su propia suerte, con sus propias leyes.

Pero esta parte informal, precaria y “temporaria”, es también el lugar donde se dan procesos vitales marcados por flujos incesantes de personas, mercaderías, informaciones y representaciones cambiantes de vida.

Hay en la informalidad una esencia creativa como fuente de permanente intercambio entre las personas y que, en esa perspectiva, puede funcionar como una referencia para una “terapéutica política” para el conjunto de la sociedad, en el sentido en que Jacques Derrida usaba este concepto. Es decir, como referencia para una convivencia de las diferencias, aun en situaciones de falta, de carencia y de entornos físicos sin ninguna cualidad. Pero que, a pesar de eso, presentan una intensa dinámica de intercambios, creatividad y gestión compartida de los escasos recursos. Y es en este sentido, de aguzar el potencial de imaginación para utilización de los medios materiales y humanos, que la vida en la informalidad tiene algo de "didáctico". Aguzar nuestra percepción para la singularidad de cada situación en la perspectiva de su  articulación al circuito de la interconexión y la información, revelando potenciales.

La vida en la informalidad enseña una forma de vivir para poder sobrevivir, caracterizada por una actitud que tiene mucho que ver con el humor como forma de encarar los problemas.

La ambigüedad es, en este sentido, pieza fundamental de la informalidad. Ella implica una dialéctica entre el orden y el desorden, y la capacidad de indeterminar las cosas, de confundirlas. Implica una sabiduría del esquivarse, que es también lo esencial del “malandraje”. Una especie de sabiduría ética que posibilita mezclar las cosas, en un universo de lo formal-legal dominado por la rigidez, la dureza, la nitidez y las “posiciones claras”.

La informalidad implica una aproximación suave a aquello con lo que se debe uno enfrentar. Ella representa, atenúa y perpetúa la capacidad para driblar las leyes, en la línea de una “vocación para la cordialidad”.

En este universo, la calle es esa especie de “facultad de arquitectura del malandraje” que implica “saber rebuscárselas” para vivir, y que constituye un medio fundamental de aprendizaje.

Es en la calle que se va aprendiendo una forma de vivir tratando de “no joderse”, a través de la coexistencia de cosas antagónicas. Pero la vida en la informalidad tiene también altos costos, pues las actividades y la producción se dan normalmente en circunstancias de trabajo muy precarias, con sacrificios en la salud de los que deben realizar sus actividades cada día en medio de arriesgados contextos caracterizados por contaminación, inseguridad, desprotección, violencia, etc.

La combinación de nuevas capacidades organizacionales, nuevas tecnologías y nuevos sectores de crecimiento, provocan en nuestro continente tanto nuevas centralidades cuanto un enorme incremento de la marginalización, cuya manifestación evidente es la producción de una ciudad dividida entre el denominado “sector formal”, con centro, sub-centros y barrios, y el “sector informal” formado por favelas, loteamientos clandestinos y extensas periferias sin cualidad que determinan un fuerte trauma urbano.

Sabemos, desde Freud, que las cuestiones traumáticas remiten a una pérdida primordial del sujeto con relación al campo del Otro. Esto tiene que ver con ese exceso que se va a manifestar en la forma de síntomas, angustias y miedos. Pero existen momentos históricos precisos que se prestan más para que esto se produzca. Por este motivo es necesario trazar estrategias para redireccionar los procesos en curso a través de intervenciones capaces de permitir una nueva conectividad de la estructura urbana, posibilitando articular las diferencias cuando estas se tornan intolerables.

Cuando se verifica algo de ese orden de lo traumático como la “ciudad partida”, surge la exigencia de establecer nuevas conexiones a partir de proyectos de estructuración socio-espacial, capaces de articular lo estratégico (la cuestión urbana considerada en el largo plazo) con intervenciones puntuales, especificas, capaces de responder a las mayores urgencias

La segregación socio-espacial de la cual la informalidad es una de sus consecuencias, implica una batalla social incesante en la cual el Estado interviene normalmente en nombre del "orden" y del "progreso", buscando reconfigurar las fronteras entre las áreas formales y las informales, pero siempre desde el punto de vista de los intereses de las elites económicas y políticas en la perspectiva de garantizar (tarea imposible) el control social. Por esta razón, los proyectos de estructuración socio-espacial deben ser concebidos como instrumentos de mediación en esa batalla, y hacer con que la discusión del interés general de la ciudad encuentre un punto de confluencia con las situaciones locales, respondiendo a las mayores urgencias en cada caso específico.

El análisis de la estructura de cada lugar, manteniendo un dialogo con los habitantes, es por eso la base para la toma de decisiones que implican una consideración cuidadosa de la relación territorio productivo-capital social y la detección de potenciales, interceptados con los factores geo-bio-ambientales, buscando la resubjetivización del lugar. Análisis y escuchas que deben ser hechas con extrema sensibilidad a las condiciones existentes, cuando se maneja la evaluación de la relación costo-beneficios.

Es de equilibrios siempre inestables, de situaciones en proceso permanente de reconfiguración que se trata, razón por la cual las formas de abordaje y los conceptos para pensar las intervenciones demandan siempre una previa “ecología mental”. Esto es, la revisión de las nociones que fundamentan el abordaje de los problemas, tales como los conceptos de “desarrollo”, “modernización” y “mercado”. Todas ellas muy cargadas de connotaciones ideológicas y por lo tanto exigiendo su análisis crítico previo. Así, no es tanto de lo nuevo de lo que se necesita, sino más bien de agregar valor a lo existente, de transformarlo potencializándolo. De rearticular las centralidades reconfigurando las conectividades, materiales e inmateriales, reales y simbólicas.

En las fronteras difusas entre trabajo, precaria presencia del poder público, estratagemas de sobrevivencia y actividades en la frontera entre lo licito y lo delictivo, es que se puede tratar de entender algo de las practicas de configuración del espacio urbano contemporáneo, en su dinámica entre flujos y lugares, capaz de ofrecer elementos para auxiliar una praxis de los sujetos colectivos en dirección a un reposicionamiento de la periferia en el contexto de la ciudad.

La cuestión que se coloca es cómo, a partir de particularidades que hablan de lo no planeado, lo anecdótico, lo ordinario, lo incompleto, lo “sin cualidades”, es posible generar algún tipo de identificación, por mas relativa que sea, capaz de desencadenar nuevos sentidos. Permitiéndonos por ejemplo concebir espacios capaces de vivir sobre ellos mismos, y evolucionar.  

En ese sentido, Hélio Oiticica, el artista moderno brasileiro, fue un pionero al buscar en los años 70 en las favelas de Rio, específicamente en la Mangueira, captar el sentido de lo efímero en su alegría de existir; el sentido de la permanencia de lo frágil, de lo imperfecto, de lo que está en transición, de lo que está siendo, deviniendo y que él interpretó en sus “penetrables”, objetos tridimensionales que ponen en juego todos los sentidos de la percepción.

En la favela está implícito el carácter del Parangolé de Hélio Oiticica, tal la organicidad estructural entre los elementos que la constituyen: la circulación interna y el desmembramiento externo de esas construcciones populares. No hay pasajes bruscos de la “habitación” para el “salón” o para la “cocina”, lo esencial que define cada parte que se conecta a otra, es la continuidad.

El desafío de la sustentabilidad en el plano de lo urbanístico-arquitectónico exige intervenir en la dicotomía entre el planeamiento urbano y estratégico, y la producción de ciudad real (la lógica de mercado pura y dura). Slogans recientes sobre el “crecimiento inteligente” y el”uso inteligente del agua” esconden el hecho de que la especulación inmobiliaria continua expandiendo la ciudad y los suburbios, según un modelo nada inteligente y ambientalmente ineficiente, que perjudica el presente y el futuro de las grandes ciudades. La urbanización descontrolada y la especulación desorganiza ecosistemas y transforma paisajes enteros (ejemplo de la Barra de Tijuca en Rio de Janeiro) de manera negativa.

Sabemos que los efectos de políticas macroeconómicas revierten directamente sobre la configuración del territorio y son responsables de la contribución al calentamiento global, y responsables también por el déficit infraestructural y los fenómenos de suburbanización, la carencia de equipamientos comunitarios, la ruptura y degradación morfológica del tejido urbano y la desagregación social.

Las relaciones entre la sociedad y el medio ambiente están transformando irreversiblemente nuestros paradigmas.

Por eso el reciclaje intelectual utilizando analogías y metáforas es tan importante para la producción de ideas, como el reciclaje de objetos materiales lo es para la supervivencia del planeta.

La pregunta es:

Como hacer confluir de manera sustentable la infinita acción de billones de seres humano sobre la superficie del planeta, no sólo sin devastarlo, sino garantizando buena vida para todos?

El urbanismo moderno partía de una tabula rasa en la consideración de lo existente y de la idea de que lo físico (el proyecto) sería la causa de nuevas relaciones sociales armoniosas (Brasilia, Chandigarh, New Towns).El proyecto era “causa”.

Ahora, invirtiendo el proceso, empezamos desde la lectura de la estructura de cada lugar considerado en sus aspectos tanto físicos (contexto) como sociales (usos establecidos) y de la escucha de las demandas, y de ahí derivamos las premisas proyectuales. Ahora el proyecto es consecuencia. A través de él, las intervenciones propuestas en lo existente considerado como construcción colectiva, buscan reforzar las centralidades latentes o  manifiestas, creando nuevos “atractores”. Estos focos de urbanidad pensados como espacios de convivencia contribuyen a la integración de la vida de cada comunidad en sí misma, con el entorno y con la ciudad en su conjunto.

Desde esta perspectiva, urbanizar favelas implica, partiendo de la lectura de la estructura del lugar, de la interpretación de las demandas de los habitantes y del cruzamiento interdisciplinario, forzar el caos hasta encontrar una lógica. Pero, qué es un proyecto arquitectónico o urbanístico, más allá del rasgo y del estilo? Aunque estos configuren una de sus dimensiones no agotan la cuestión: un proyecto es algo lanzado al futuro e implica en asumir desafíos.Lo que denominamos de “realidad” tiene que ver con el juego  de signos, y un proyecto no se reduce a una posibilidad de interferencia, de relectura y re significación.

Nuevas articulaciones entre ética, estética y política pueden contribuir significativamente en la búsqueda de una dirección para el devenir urbano, donde el sujeto encuentre una resonancia en las sobre determinaciones y las tres dimensiones apuntadas se enlacen permanentemente sin imponer jerarquías.

En esta vía, el paradigma estético tiene fuertes implicaciones ético-políticas porque el que habla de creación, habla de responsabilidad de la instancia creadora en relación con la cosa creada, en inflexión del estado de cosas, en bifurcación mas allá de esquemas preestablecidos.

Y porque el trazo marcante de nuestras sociedades contemporáneas es su división y su heterogeneidad, la cuestión que se coloca es como hacer de estas sociedades  “ontológicamente plurales” atravesadas por conflictos tanto económicos como sociales y de género, que se expresan tanto en el campo del Estado como en el campo de la cultura y la ciudad, conjuntos inteligibles sobre los cuales se puede intervenir? La heterogeneidad devino  la marca constitutiva de nuestras sociedades y por esa razón la articulación de diferencias a través del proyecto arquitectónico y urbanístico, está en el centro de las cuestiones contemporáneas y define el rol social, insustituible, de nuestra profesión.

Jorge Mario Jauregui