La ciudad injusta (Desigualdad de inversiones)

Consideraciones sobre el tema de la articulación socio-espacial

1. El proyecto está siempre en “negociación dialéctica” (en discusión, en argumentación, en un proceso generado por oposiciones que se resuelven provisoriamente en conjuntos de unidades; procedimiento por unión-conexión incesante de contrarios (tesis-antítesis) y una nueva síntesis.
Implica la utilización de argumentos consistentes. El método dialéctico incluye lógica, base de referencia material, tiempo (momento) y silogismo (argumentación deductiva que, partiendo de premisas, por inercia (ilación) extrae conclusiones).

2. El asunto está siempre en tensión entre la tragedia (social) y el simulacro (político); entre la deuda política y el derecho social.

3. Presupone la relación Hábitat-Habitar.
Hábitat: lugar de vida, con el total de las características ecológicas del sitio habitado por una población.
Habitar: ocupar como residencia, residir, vivir. Hábito. “Residencia del ser”.

4. Existe la permanente “urgencia” del proyecto constreñido entre el tiempo (político), la demanda (social), los condicionantes económicos y técnicas y los pre-conceptos que operan en el ámbito de la profesión (o “disciplina”).

5. La tensión entre lo político (respuestas inmediatas), lo económico (reduccionismo de las soluciones), lo social (siempre dramático) y lo ideológico (lo que encubre el pensamiento).

6. En la habitación social hay una oposición de “tiempos”:
Político (inmediatismo de las respuestas)
Social (procesamiento lento de la formulación de las demandas)
Proyectual (tiempo necesario para la elaboración de respuestas de calidad)
De ejecución de las obras (tiempo técnico)

7. Hay en el campo de la habitación de interés social la necesidad de una gran variedad de oferta de alternativas de configuración de lay-outs, como respuesta a las infinitas e imprevisibles situaciones y condiciones de los habitantes, de los “usuarios”.

8. La necesidad de configuración mediante el proyecto, de un rico repertorio formal, espacial, funcional y ambiental.
Suscitar una presencia urbana consistente y variada

9. Urbanizar favelas o áreas informales implica, partiendo de la lectura de la estructura del lugar, de la “escucha” de las demandas y del cruzamiento interdisciplinario, forzar lo existente hasta conferirle un nuevo sentido.

10. El papel de la subjetividad: la intuición, ese principio de velocidad… el balance y la tensión entre el dato (objetivo) y la percepción, el “afecto” (subjetivo).

11. Uno de los desafíos del proyecto urbano de articulación socio-espacial es justamente permitir, posibilitar, y mostrar el camino para la conexión entre el centro y los barrios formales de un lado, y las favelas y suburbios del otro.

12. Interceptar la estética elaborada de la arquitectura, el urbanismo y el paisaje, pensados y proyectados (formalizados) con el saber popular y las formas y soluciones resultantes del acaso y la improvisación.

“En Brasil hay cables sueltos en un campo de posibilidades”… H. Oiticica

13. El proyecto arquitectónico-urbanístico como oportunidad para hacer conexiones, para “conexionar” y para provocar una “mobilización productiva del territorio” en la dirección de una “economía creativa”, clusters de innovación y producción.

La relación como el “paisaje” urbano con el resultado de la intersección entre condiciones bio-físicas y la acción humana en el territorio.

14. Deberá ser pensado el continuo construido-no construido como una unidad, junto con la relación masa verde-masa construida y los espacios de proximidad, al mismo tiempo que la planta baja viva, conectiva, productiva y activa; lugar de encuentros y transiciones.

Diferentes escalas y tipos de vegetación: técnicas simples.

Lo real y lo simbólico del proyecto.

Evitar la dispersión urbanística e integrar lo existente al nuevo contexto.

15. Articular casa, ciudad, mundo en este contexto implica ofrecer (el urdume) la urdimbre; es una cuestión de tapicería, donde cada uno tiene que tejer su subjetividad, hacer su conexión. Implica también una reflexión constante, siempre “actualizada”.

16. El tema de la habitación de interés social, en tanto que patrimonio cultural, en el proyecto de intervención a través de los programas Favela-Bairro, PAC-UAP y Morar Carioca, permitió desarrollar una rica experiencia socio-espacial en comunidades de diferente configuración urbana y diversas escalas de intervención.

Jorge Mario Jáuregui