News
Jorge Mario Jáuregui y las Favelas de Rio de Janeiro

 

El aporte más significativo de la obra de Jáuregui, es la coherencia y unidad, tanto de pensamiento como formal, mantenida a lo largo de un elaborado proceso proyectual. El éxito de sus realizaciones radica en la estrecha vinculación entre la teoría y la práctica; entre el estudio de la particularidad de los usos y costumbres de la comunidad; los condicionantes específicos del asentamiento en el contexto urbano y las soluciones urbanísticas y arquitectónicas alcanzadas. Luego de más de medio siglo de concepciones formales y espaciales impositivas, especialmente en relación com las comunidades carentes, provenientes de la "alta'' cultura profesional; se trata ahora de descubrir, asimilar y digerir las múltiples lógicas de la cultura popular, configuradoras de los ambientes de vida de la comunidad.

Pero ello ni significa caer en un mimetismo simplista, en un folclorismo banal, en un regionalismo superficial, reproduciendo las características del entorno preexistente. Ni afrontar, como se hizo tradicionalmente, el problema de las necesidades insatisfechas de las poblaciones de escasos recursos, con una concepción pragmática, funcionalista y tecnocrática, sin tener en cuenta los componentes estéticos y los contenidos simbólicos y culturales de formas y espacios. La estrcha articulación entre "alta'' cultura y tradiciones populares; entre los aportes y contenidos de la vanguardia mundial y la particularidad de los condicionantes locales, es uno de los valores más significativos de la obra de Jáuregui. Cada una de las soluciones alcanzadas en los adificios de uso social - los kindergarden infantiles, las escuelas, las instalaciones deportivas; los centros de salud, de rehabilitación laboral, de administración local; las plazas, parques y espacios públicos - fueron diseñados con elementos formales de gran originalidad, pero al mismo tiempo rescatando componentes asumidos de la propia tradición de cada comunidad.

Pero el factor más importante desde el punto de vista social, es la participación de la comunidad en las decisiones alcanzadas en el proyecto y luego la asimilación y uso de las innovaciones logradas. Resulta emocionante verificar la percepción de cómo há cambiado la vida de la población; cómo la fealdad y la tristeza que caracterizaba el ambiente de las favelas, se ha convertido en un ambiente que ortoga alegría y esperanzas en un mundo mejor. La asociación entre cambios urbanísticos y acción social, laboral, sanitaria y educativa, crearon nuevas perspectivas para una población que siempre se consideraba al márgen de la vida y la cultura urbana, salvo en los breves episodios de los Carnavales o las fiestas populares. Aquella creatividad implícita en las invenciones musicales y en los desfiles de las Escolas de Samba, que intentaba imaginar un mundo de fantasía alternativa por escasas horas, está ahora asociada en forma estable y permanente al ambiente cotidiano de la comunidad. Es por ello, que se hace explícito el reconocimiento de los habitantes por el trabajo que realizan urbanistas, arquitectos y diseñadores, por mejorar sus difíciles e inhumanas condiciones de existencia, heredadas del pasado.

Dr. Arq. Roberto Segre